archivo

Archivos Mensuales: enero 2009

En Las últimas noticias, 28 de enero de 2008

Mi abuelo

Valérie Mréjen. Periférica, 2008, 86 páginas.

Con esta brevísima novela, Valérie Mréjen se dio a conocer en 1999 como una de las voces destacadas de la literatura francesa más reciente. Desde entonces ha publicado otras dos novelas, formando un conjunto que ha sido definido certeramente “como novelas en Súper 8, como películas del Gordo y el Flaco filmadas por la Nouvelle Vague”. Siguiendo una estructura de lista o enumeración de recuerdos, al estilo del Me acuerdo de Georges Perec, el relato no tiene una trama evidente y se entrega más bien a su condición de puzzle, en el que los secretos y tabúes de una familia francesa de fines de los sesenta van apareciendo contra un telón muy “de época”, con detalles de la moda, la decoración o la historia que hacen presentes los años en los que se ambienta. Por la naturaleza de su estructura, la prosa de Mréjen es convenientemente concisa, aguzada, recortada, pero no por ello carente de humor o emotividad, lo que le da un necesario refresco a este relato que trabaja con el difícil material de la nostalgia. Es, pues, un diaporama de minúsculas escenas familiares que se van develando al ritmo intermitente y a menudo incoherente de los recuerdos humanos.

En La Tercera, viernes 23 de enero de 2009, página 66

por Matías Rivas

(…) William Somerset Maugham (1874-1965) es sin duda un representante insigne de los escritores excepcionales, tan clásicos como escasos. (…)

En sus mejores libros de relatos, como el recién llegado El temblar de una hoja, Maugham plasma el final del mundo imperial de los años 20 y 30 del siglo pasado. Fue el cronista de los últimos días del colonialismo inglés en la India, China y el sureste asiático. Pero como le gustaban los riesgos, también encarnó una fantasía distinta al explorador: fue espía. Se enroló como miembro del Servicio Secreto Británico en 1917. Tenía un temperamento frío, eficaz para el trabajo de inteligencia. Según dicen, él mismo creía que había heredado de su padre una destreza especial para no ser engañado por las apariencias. (…)

Leer a Maugham es un placer definitivo. No pasa de moda, porque entretiene, conmueve y habla de lo que conoce con tanto talento y facilidad que su lectura es una tentación irresistible, en especial para disfrutar los ratos de ocio veraniego.

En La Tercera, viernes 23 de enero de 2009, página 64

Malamud: El regreso del maestro de Philip Roth

por Marcelo Soto

(…)En las historias de Malamud no existe la redención y la derrota posee una dignidad inútil. Sus personajes sufren hasta un punto indecible, mientras el lector vanamente espera que la suerte cambie para ellos. Así sucede en su novela de 1966, El reparador, que ganó el Pulitzer y el National Book Award, una feroz alegoría del Holocausto a partir de la historia de Yakov Bok, un judío a quien acusan injustamente del asesinato de un niño cristiano en Kiev, en la época de Nicolás II. Bok pasa dos años en la cárcel, pasando las peores miserias imaginables; el autor retrata el martirio del protagonista con un realismo espeluznante y sin esperanzas, oscuro como un pozo sin fondo.

Lo extraordinario de Malamud es que consigue golpear la tecla de la amargura con el mismo talento que la del humor.

En El Periodista, enero de 2009

Corregir la vida

por José Ignacio Silva

“El viento ligero en Parma” es uno de esos buenos libros, muy acertadamente editados, en este caso por el sello mexicano Sexto Piso. Si bien el libro fue editado en 2004, hoy para los chilenos es (desafortunadamente) una novedad. Situado luego de “Bartleby y compañía” y “El mal de Montano” (dos pilares centrales de la obra de Vila-Matas, que en buenas cuentas es un solo gran libro en desarrollo), este “Viento ligero” está empapado del giro de tuerca que convierte al autor una de las principales plumas en lengua española, esto es el acercamiento perturbador a la enfermedad literaria, la patología de escribirlo todo, o de decidirse a no escribir nunca más, entre otros.

En esta pasada, el enfermo de literatura es Vila-Matas, que en este conjunto de escritos demuestra el feliz signo de nuestros mestizos tiempos literarios, ser todo y nada a la vez, es decir, ser diario íntimo, novela, crítica, ensayo, disertación, entrevista, etc., pero sin chirriar en ningún momento. Aunque en rigor, ya conocíamos unos cuantos de los escritos del libro, (pues aparecieron en “Desde la ciudad nerviosa”, 2000), estos arman un canon desde la intención novelesca, el aventurero cruce entre vivir y leer, y la pasmosa habilidad de ordenar ese caótico pastelito. “Soy consciente de que todo cuanto la literatura pueda enseñarnos no son métodos prácticos, sino sólo las posiciones. El resto es una lección que no debe extraerse de la literatura, es la vida la que debe enseñarla”, sentencia el autor. Siendo sinceros, esta propuesta vilamatiana ya la conocemos desde hace al menos una década, y reiterar su examen no es algo tremendamente original. Lo que sí hay que señalar es la fertilidad y consistencia casi relojera del proyecto del escritor catalán, consistente como pocos, genial y rotundo como muy pocos y que desde ya nos permite vislumbrar el titánico grosor que tendrán esas obras completas.

En La Tercera, viernes 16 de enero de 2009, página 57

Libros de bolsillo

por Alvaro Matus

Periférica, que publica desde clásicos del siglo XIX como Jules Vallès, hasta clásicos futuros, como Fogwill, publica también a Israel Centeno, un autor que en Venezuela goza de inmesno prestigio, pero que por estos lados es como decir Horacio Castellanos Moya, Matilde Sánchez o Sergio Bizzio. En otras palabras, escritores verdaderos, alucinados y secretos. Iniciaciones transmite la humedad centroamericana, al tiempo que hilvana una trama subyugante y perversa. Primero León relata los comienzos de su vida sexual en casa de su amigo Andrés. El segundo capítulo refiere a la madre de Andrés, una mujer desgraciada, que coqueteó con los artistas de vanguardia en el París de los años 20, pero que tuvo que conformarse con un hacendado venezolano. A esas alturas, el lector ya está dentro de una historia donde el amor fluye entre parientes y las caricias derivan en prácticas sadomasoquistas. Los relatos de Andrés y su hermana Bárbara completan esta breve novela que recuerda el encierro de Donoso, la decrepitud de Onetti y la vitalidad del Vargas Llosa de Los cachorros.

En Cultura, La Tercera, sábado 27 de diciembre de 2008

por Juan Manuel Vial

La boca pobre, Flann O’Brien, Nórdica libros, 2008, 153 páginas, $14.900

(…) La boca pobre, la segunda novela de O’Brien, es una sátira alentada por los supuestos valores tradicionales de la Irlanda profunda, a la vez que una respuesta cómica y malvada a la solemnidad y al afán de puritanismo implícitos en el movimiento restaurador. Publicada en gaélicco en 1941, y traducida 23 años más tarde al inglés, la obra transcurre en la zona de Corca Dorcha, una comarca hostil en donde la supervivencia humana es francamente infernal: allá nunca deja de llover, allá no hay más que papas para comer y allá, sobre aquel descampado verde que parece no tener fin, hombres y chanchos no sólo comparten un destino y un alimento común –el bendito tubérculo–, sino que subsisten bajo el mismo techo. El título del libro se debe a un dicho gaélico que alude a la obtención de provecho a través de la exaltación lloriqueante de la pobreza.

Protagonistas no humanos de La boca pobre son el whisky, la violencia, la lluvia, la sangre derramada, las papas, la miseria, el patetismo, los chanchos y los chanchos humanizados, puesto que la inquebrantable convivencia entre hombres y bestias estimula el nacimiento de endriagos fantásticos, como aquel cerdo errante que, vestido de hombre, diserta en gaélico toda una noche ante un lingüista inglés, pero también de endriagos repugnantes, como aquella bestia cuyo corpacho putrefacto produce una fetidez insoportable; tanto es así, que los vecinos del marrano emigran a América con tal de escapar para siempre del horrible hedor, suerte muy distinta a la del protagonista, a quien no le quedó otra opción que crecer compartiendo morada con semejante puerco (…).

Ver artículo completo en http://papeldigital.info/ltcul/

En La Tercera, Cultura, sábado 27 de diciembre de 2008

Hay algo allá afuera

El suplemento Cultura de La Tercera publicó el fragmento, aparecido en revista H/2 Noviembre, del libro Confianza y temor en la ciudad, de Zygmunt Bauman (editorial Arcadia), como parte de su número especial de fin año, aunado bajo la pregunta ¿A dónde vamos?.

Lee el texto completo bajando H2, páginas 16-17