Slavoj Zizek

En La Tercera, viernes 5 de febrero de 2009

Textos panfletarios
por Matías Rivas

Sospecho que faltan en Chile intelectuales que escriban con el deliberado fin de influir o estremecer el campo social a corto plazo desde una posición analítica ante la contingencia. Pienso en autores con espesor y obra que se atrevan a desafiar las convenciones y que se dediquen no solo a sus obras magnas, sino que además a inquirir y denunciar temas sensibles. Escritores que adopten sin temor el género panfletario cuando sea necesario. Los que ambicionen que sus ideas llamen a la acción están obligados a considerar este antiguo modelo. Y no tendrían de qué avergonzarse si se dispusieran a divulgar sus especulaciones, o sea, si redactaran sus alegatos con ironía feroz en el estilo que fraguaron genios como Quevedo y Swift. Pero nuestros intelectuales parecen estar ensimismados mascullando sus quejas sin articular un discurso en contra o a favor de lo que sostienen, salvo algunos columnistas, sin duda insuficientes.

Se me ocurre esta observación apropósito de ciertas lecturas que he realizado este último tiempo que tienen la finalidad de impactar a los lectores. Uno de estos es el pertinente, sedicioso y breve libro del filósofo y psicoanalista esloveno, Slavoj Žižek, titulado En defensa de la intolerancia (Sequitur). En él Žižek desarrolla una ácida mirada al liberalismo complaciente y multicultural, y lo ataca desde distintos flancos con todas las armas teóricas que tiene su disposición. Propone politizar la economía y desatar la exaltación para impulsar el deseo político. Žižek se despacha aseveraciones polémicas e incorrectas, tales como: “La forma ideológica del capitalismo global es el multiculturalismo: esa actitud que, desde una hueca posición, trata todas y cada unas de las culturas locales de la manera del colonizador suele tratar a sus colonizados: autóctonos cuyas costumbres hay que conocer y respetar”. Su interés radica no solo en exponer lo que piensa, sino que en irritar, en remover, en sacudir las convenciones que nos gobiernan.

Un tono similar es el que tiene el conjunto de ensayos de William Burroughs, La revolución electrónica (Caja negra, 12.000). A través de su lectura se llega a la médula del pensamiento de este controvertido autor: “Mi teoría fundamental es que la palabra escrita fue literalmente un virus que hizo posible la palabra hablada. La palabra no ha sido reconocida como un virus porque alcanzó un estado de simbiosis estable con el huésped, en este caso, el cuerpo”. Para comprobar estos conceptos, Burroughs menciona evidencia científica, pero sobre todo deja traslucir cómo entiende la realidad desde la paranoia, desde el complot. En estos textos se percibe el afán del autor por exceder el campo de lo literario y por explicar su método para eliminar el virus de la palabra por medio de una técnica de yuxtaposición, de ensamble que elimina la linealidad del pensamiento. Burroughs propone un arte subversivo, que intente sabotear el lenguaje y las represiones sociales.

No recuerdo demasiados textos afortunados de esta especie en nuestra literatura contemporánea, salvo los manifiestos de Vicente Huidobro, los ensayos de Carlos Vicuña Fuentes, Carlos Droguett y Enrique Lihn. En la actualidad los autores han optado por no meterse en problemas: ejercen la opinión con tribuna acotada, o practican la indiferencia, el pelambre o las injurias anónimas en los blogs. Con la excepción de Armando Uribe y de Alfredo Jocelyn Holt, que han dedicado libros para enfrentar personajes y temas espinosos. Pero lo común es que cada vez producimos menos crítica sustanciosa y estamos menos receptivos a ella. No sabemos comunicarnos desde nuestras discrepancias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: