Una educación incompleta, Evelyn Waugh

The Clinic, 22 de abril de 2010

En una escena de Perdidos en Tokio, Scarlett Johansson y su marido se encuentran con una amiga tan famosa que decide registrarse en el hotel bajo el nombre de Evelyn Waugh. La protagonista le dice al marido que ese nombre es masculino. Esta confusión también la sufrió el escritor. Cuenta en el principio de su autobiografía, “Una educación incompleta”, que cuando fue de visita a un emplazamiento militar, todos los oficiales lo recibieron con un ramo de flores.

Conocido por su novela Retorno a Brideshead –la que fue celebrada pero también tildada de esnob e incluso, por Martin Amis, de grandilocuente–, Evelyn Waugh publicó en 1964 la primera parte de su autobiografía, inspirada en los diarios que escribió desde los doce años. Waugh empieza con un demasiado detallado árbol genealógico, sigue con un hondo retrato del padre, luego reconstruye sin mucho brillo su infancia y juventud acompañado de su amorosa niñera y sus amigos del colegio para finalmente cerrar con un frustrado y cómico intento de suicidio. Todos los elementos de una historia convencional de educación inglesa en un mundo de clase media.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: