Contra la belleza de Rafael Gumucio: Elogio

La Tercera, viernes 15 de noviembre de 2010

La belleza asesina

por Matías Rivas

Los libros pequeños suelen pasar desapercibidos. En las librerías no los exponen; se limitan a darles un espacio mínimo como souvenires cerca del lugar donde se paga. Adornan en el mejor de los casos, y están a la pasada del comprador por si se tienta a última hora con algo más económico. Pero no se toman en serio, esa es la verdad.
Esto sucede, en parte, porque no tenemos cultura de comprar libros baratos, a diferencia de lo que sucede en los países anglosajones, donde los volúmenes de bolsillo son comunes y esperados. También pasa por la sencilla razón de que los vendedores no promueven este tipo de productos de bajo costo, ya que los márgenes de ganancia que dan son escasos. Los libreros chilenos se han acostumbrado, en general, a vender caro. No se inquietan por ganar un público nuevo. Salvo cuando se trata de embutirles textos escolares o lecturas obligatorias. Tampoco las editoriales promocionan las publicaciones que fueron novedades cuando aparecen en formato popular. A veces ni las traen. La filosofía de pacotilla que se esconde tras el negocio de los libros en Chile supone que los mismos que compran libros caros adquieren los volúmenes módicos. De esto resulta que cada vez hallanmás piratas y que abunden las personas incapaces de entender un texto de más de dos páginas.
Lo peor de esto no es el evidente desastre que está aconteciendo el mundo de los libros y el consumo de la cultura, cada vez más exclusivo y con menos competencia. Lo terrible, además, es que se pierden títulos que merecen atención, pero que por deficiencias como la falta de visibilidad quedan en un limbo, con escasa presencia. En este sentido, creo que vale la pena destacar el breve volumen Contra la belleza (Tumbona Ediciones), de Rafael Gumucio. Se trata de un ensayo sobre las adversidades que padecen los dotados de hermosura y sobre las bondades de la fealdad. La tesis que esboza Gumucio, a grandes rasgos, es la siguiente: detrás de cada sujeto atractivo físicamente hay un dictador, un ser que manipula con su poder hasta terminar aniquilándose. Pone como íconos de estas circunstancias a Marilyn Monroe, el Che Guevara, Jim Morrison y Natalie Wood, entre otros. Explica cómo la belleza para ellos fue un vicio, un veneno fatal, una ilusión que los corrompió hasta matarlos.
La escritura de Gumucio en Contra la belleza, como en sus mejores libros, abunda en paradojas y confesiones, es íntima y directa, leve y contradictoria, cómica y feroz, ágil y sutil. Tiene un tono inconfundible. Es veloz y por momentos delirante. Se lee de un tirón, con placer, y en menos de una hora. Gumucio demuestra que es un observador privilegiado, que sabe cómo adoptar una perspectiva original para estudiar las vidas ajenas y desmenuzar la propia. Ejerce el difícil arte de hablar de sí mismo en Contra la belleza con elmismo entrañable sadismo y desparpajo que tienen sus Memorias prematuras y su libro de viajes Páginas coloniales. Sabe que un escritor para despertar el interés de sus lectores tiene que correr riesgos, ser verosímil, lo que implica referirse primero que nada a los defectos personales.
Hoy es intragable un narrador que se tiene en gran valía. ¿A quién le puede interesar un narciso temeroso? Gumucio, pese a su inmortal ego, tiene suficiente recorrido como prosista y conoce las leyes ocultas de la literatura del “yo”. Así se advierte en esta investigación estética, en la que se relatan los costos que tuvo para él no ser tan deseado como pretendía. Estamos ante un libro donde el autor se expone sin pudores. Retrata a una serie de personajes y se inmiscuye en la política, la cultura sofisticada y popular. Lo hace con estilo y soltura. Sus propuestas y representaciones son contundentes, desopilantes y, en ocasiones, perversas. Al leer Contra la belleza se hace evidente que Gumucio es uno de los escritores más insólitos, talentosos y necesarios que ha dado este país en décadas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: