Entrevista con Ann Beattie

Qué Pasa, viernes 22 de octubre de 2010

La escritora sobreviviente de los 70

por Antonio Díaz Oliva

Con “Postales de invierno” (1976) Ann Beattie obtuvo un estatus inaudito para una joven que apenas rozaba los veinte años. Luego, casi desapareció de la escena literaria. Hasta ahora: en Estados Unidos su editorial vuelve a ponerla sobre el mapa, a la par que a Chile llega “Retratos de Will”, otra de sus novelas emblemáticas. Ésta es la historia de una escritora que supo convertir a la generación post-Woodstock en literatura.

En octubre del año pasado Ann Beattie se subió a un avión rumbo a Italia. Ahí, cuando ya estaba en las alturas, confirmó la decisión que venía rondando su cabeza hace unos días: era tiempo de volver a enfrentarse a “Postales de invierno”. Luego de mucho tiempo releería la novela que tempranamente la lanzó a la fama en 1976. La novela que -cuando era una estudiante universitaria y compartía casa con varias personas- escribió en apenas tres semanas. La misma que instantáneamente le valió que escritores como John Updike la alabaran y que fuera invitada a publicar sus relatos en la prestigiosa revista The New Yorker.

“Habían pasado 35 años desde que la escribí”, dice Beattie (63) desde Nueva York para Qué Pasa, sobre la ocasión en que releyó su novela iniciática. “¿Y cómo fue? Me gustó. Me pareció que había más cosas divertidas de lo que sentí cuando la escribí”. “Postales de invierno”, algo así como “El gran Gatsby” para la generación estadounidense de los años 70, fue un éxito editorial inmediato. De alguna manera, Beattie se adelantó al humor de películas de Wes Anderson, como “Los excéntricos Tenenbaum”. Personajes torpes, y a veces patéticos, que el lector no sabe si despreciar o congraciar cuando, nuevamente, son rechazados por la chica que ya los dejó una vez. Es el caso de Charles, un joven eternamente enamorado de Laura, de quien fue alguna vez amante hasta que ella volvió con su marido. O de Sam, el mejor amigo de Charles, quien no hace nada más que estar todo el día en la casa, ya que acaba de ser despedido de su trabajo, y más encima, perdió a su perro. Todo en medio de un crudo invierno en Washington que parece nunca acabar, y con la temprana sensación de que los años 70 no serán tan relevantes como los 60. “Los jodidos años sesenta. ¿Cómo hemos podido acabar así?”, se pregunta Charles en un momento.

Algo extraño, eso sí, sucedió: “Postales de invierno” nunca salió fuera de Estados Unidos. Beattie, a diferencia de Philip Roth o John Updike, nunca fue traducida en su momento. Recién en 1997 se editó en castellano “Nadie como tú”, una obra no tan relevante dentro de las siete novelas y ocho libros de relatos que suma la bibliografía de Beattie. Todo eso cambió cuando la editorial independiente española Libros del Asteroide la rescató, tradujo y editó. Así, en un entusiasta prólogo de Rodrigo Fresán, el escritor argentino asegura que “Postales de invierno” tiene la misma importancia que “En el camino”, de Jack Kerouac, tuvo en su momento. Algo que no es tan extraño si pensamos que, incluso, en 1979 se hizo una película basada en “Postales de invierno”.

Seguir leyendo en Qué Pasa

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: