Un alma de Dios, de Gustave Flaubert

El Mercurio, 13 de marzo de 2011

Por Patricio Tapia

Aunque al parecer nunca dijo eso de “Madame Bovary soy yo”, todo indica que Gustave Flaubert (1821-1880) no distinguía mucho entre su vida y su obra, a la que se dedicó con minucioso fervor. Entre sus obras más destacadas están Madame Bovary (1857), La educación sentimental (1869), Tres cuentos (1877, uno de ellos, el comentado) y la inacabada y póstuma Bouvard y Pécuchet .
Primero de los Tres cuentos -cada uno ambientado en épocas distintas: la Antigüedad o el medioevo- Un alma de Dios tiene lugar en la Francia del siglo XIX y se centra en su protagonista, Felicidad, una mujer simple y compasiva, cuya vida es un conjunto de desgracias y de renuncias. Trabaja como sirvienta de una familia burguesa y su única alegría termina siendo un loro.
Entre los muchos loros que pueblan las artes (pinturas de Manet o Courbet) y la sociedad francesa decimonónica (en la que eran mascotas apreciadas), Lulú, el del cuento de Flaubert puede ser el más célebre, el que inspira una novela de Julian Barnes. A través suyo y de Felicidad, Flaubert desliza una crítica, tan dura como sutil, a la hipocresía y egoísmo de la burguesía.

Un alma de Dios
Traducción Consuelo Berges, Editorial Nórdica, Madrid, 2010, 92 páginas, $7.800.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: